Las fuerzas y cuerpos de seguridad investigan denuncias de «pinchazos» registradas en al menos cinco comunidades autónomas, aunque por el momento solo en un caso, en Gijón, se ha detectado una sustancia tóxica en el cuerpo de la víctima. Se trata de una menor que denunció haber sido víctima de sumisión química este fin de semana cuando se encontraba en las fiestas del barrio gijonés de Montevil, según ha informado un portavoz de la Comisaría de la Policía Nacional.

Los agentes han abierto diligencias para tratar de verificar los hechos denunciados por la menor, que fue trasladada al hospital de Cabueñes. Sometida a varias pruebas, arrojó un resultado positivo en MDMA, según han indicado las fuentes.

Cataluña y el País Vasco son las comunidades donde se ha denunciado un mayor número de casos. Los testimonios repiten el mismo patrón: jóvenes que sienten un pinchazo mientras bailan o comparten espacio con otros jóvenes y en un corto espacio de tiempo sufren mareos e, incluso, pérdida del control.

Las investigaciones en Francia vincularon estas agresiones con intentos de delitos sexuales a través de la sumisión química de las víctimas. Los presuntos agresores utilizarían sustancias como el éxtasis líquido contra sus víctimas.

La Ertzaintza no ha detectado restos químicos en los 12 casos que analiza

La Ertzaintza está investigando una docena de pinchazos a mujeres registrados en los últimos quince días en recintos festivos y espacios de ocio de distintas localidades vascas, sin que se hayan encontrado restos de inoculación de sustancias tóxicas.

La guía vasca de prevención de la violencia machista durante las fiestas también se ha actualizado para que ayuntamientos, hosteleros, responsables de txosnas (casetas) y organizadores de fiestas sepan cómo actuar.

En Cataluña, 12 de los pinchazos denunciados fueron en Lloret de Mar

Por su parte, fuentes de los Mossos d’Esquadra han apuntado a Efe que investigan una veintena de denuncias por pinchazos, en su mayoría a chicas en zonas de ocio nocturno, especialmente en zonas turísticas como Lloret de Mar (Girona) y Barcelona.

Se trata de denuncias recopiladas desde el pasado 11 de julio; por ahora ninguna está vinculada con una violación o un robo y tampoco se ha podido determinar si las víctimas han sido drogadas.

A raíz de estos casos, la Generalitat ha actualizado los protocolos de actuación, que prevén que una vez que la víctima es atendida por los servicios sanitarios se realice un análisis toxicológico cuanto antes y se valore la activación del protocolo de profilaxis posexposición a VIH.

INVESTIGACIÓN TAMBIÉN EN ANDALUCÍA, CANTABRIA Y ARAGÓN

En Andalucía, la Policía Nacional investiga un posible caso de sumisión química a una turista francesa de 22 años en Málaga, tras la denuncia interpuesta por la joven. Según la denuncia, los hechos ocurrieron el pasado 8 de julio, cuando tras una noche de fiesta en una discoteca salió del local junto a un joven extranjero al que había conocido y juntos se dirigieron a su apartamento.

A la mañana siguiente se levantó mareada y observó en uno de sus brazos dos puntos de inoculación, según expuso a la policía. El hombre no ha sido identificado y se está a la espera de los resultados de laboratorio para confirmar si fue inoculada con alguna sustancia química, dato que se conocerá en cuatro o cinco semanas, según las fuentes.

Junto a ese caso, la Policía Nacional mantiene abierta una investigación para esclarecer la denuncia de dos mujeres que aseguran haber sido víctimas de sumisión química por pinchazos en una discoteca de El Puerto de Santa María (Cádiz). En el análisis médico a las víctimas, según fuentes policiales, no se han encontrado restos de sustancias tóxicas.

El mismo resultado negativo han dado por ahora los análisis en Cantabria a cinco personas trasladadas al Hospital de Valdecilla tras afirmar que habían sido víctimas de pinchazos en un festival de Reggaeton organizado en la campa de La Magdalena de Santander. Hasta el momento se han recibido dos denuncias por estos hechos

Por último, en Aragón, la Guardia Civil ha abierto una investigación por un posible caso de sumisión química por un «pinchazo» a una mujer que asistió al multitudinario Monegros Desert Festival, celebrado este fin de semana entre las localidades oscenses de Fraga y Candasnos, con unos 60.000 asistentes. Se trata de una vecina de Lleida que fue atendida en la madrugada del sábado en el servicio de urgencias del Hospital Arnau Vilanova de la capital leridana.

os de coalición a zanjar las diferencias: «Estoy seguro de que Yolanda Díaz llegará a las elecciones»

La víctima, que estaba acompañada de su pareja, habría notado un pinchazo en la pierna y, al instante, empezó a encontrarse mal. Según su propia confesión, se le entumecieron las extremidades y se mareó, por lo que fue trasladada en ambulancia al citado hospital leridano.

Según publican varios medios aragoneses y catalanes, los Mossos d’Esquadra de Lleida han recibido la denuncia correspondientes y han iniciado las primeras gestiones. No obstante, será la Guardia Civil la que se haga cargo de la investigación ya que los hechos ocurrieron en el término municipal de las citadas localidades oscenses, en medio de Los Monegros, informa Javier Ortega.

Por Admins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *