Este jueves, cuando el presidente Joe Biden acudió a su revisión médica anual en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, batió un nuevo récord, como cada mañana, al convertirse en el presidente de mayor edad en la historia de Estados Unidos.

La edad de Biden está «omnipresente» en casi todas las conversaciones, dijo una persona involucrada a CNN, en un momento en el que se prepara para un anuncio de reelección que trataría de prolongar su tiempo en la Casa Blanca hasta los 86 años.

Biden, de 80 años, no ha decidido oficialmente volver a postularse, aunque ha dicho que tiene intención de hacerlo y que la infraestructura de su campaña está en gran parte preparada. Aunque sus colaboradores afirman que el presidente les ha dicho que su edad no será el factor determinante en su decisión final sobre si presentarse a la reelección, las conversaciones al respecto lo están condicionando todo: desde la planificación de la logística anticipada del calendario de campaña, hasta la calibración del papel de la vicepresidenta Kamala Harris como su compañera de fórmula. El portavoz de la Casa Blanca, Andrew Bates, niega que la edad del presidente sea un factor importante en las conversaciones: «Eso simplemente no es cierto, y hace pensar que no participa en muchas conversaciones aquí».

Eso está llevando a centrarse en actos que intentan resaltar la vitalidad del presidente, al tiempo que tratan de encontrar un equilibrio en la agenda de un hombre que tiende a cometer más errores cuando está cansado.

También subrayó la importancia de un discurso sobre el estado de la Unión que los asesores consideraron lo mejor de Biden, desde la cadencia y la forma de pronunciarlo hasta su enfrentamiento fuera de guión con los republicanos en la Cámara de Representantes. El discurso sirvió como un momento de máxima audiencia, ante decenas de millones de espectadores, para exponer al país la magnitud de sus logros y su visión del camino a seguir.

Y, al menos implícitamente, también representó una ventana a las razones por las que su edad no debe verse como un obstáculo en sus esfuerzos por conducir al país por ese camino.

El efecto fue inmediato en al menos un grupo de observadores: los funcionarios demócratas discretamente ansiosos.

Más de una docena de ellos reconocieron a posteriori que fue una noche que disipó o que contribuyó en gran medida a disipar sus persistentes preocupaciones sobre el líder del partido.

El hecho de que Biden repitiera la frase «terminar el trabajo» una docena de veces durante el discurso «no fue precisamente sutil», dijo uno de esos demócratas.

Aunque los asesores afirman que Biden mantendría la norma de no iniciar la campaña diaria durante al menos un año, al igual que hizo el presidente Barack Obama en 2011, ya están buscando formas de bajo impacto para maximizar su permanencia ante la opinión pública. En cierta medida, esta estrategia se basaría en la fórmula, a menudo criticada, desplegada en el periodo previo a las elecciones legislativas, en las que Biden renunció a una estrategia de «guerrero de la carretera» y acudió en cambio a ciertos actos específicos, con menos audiencia.

«Es curioso que después del 8 de noviembre no escucháramos mucho a los críticos de esa estrategia», dijo sarcásticamente un asesor sobre la actuación de los demócratas en la jornada electoral del año pasado.

Entre las posibles estrategias están mantener el tipo de apariciones informativas que ha estado haciendo en Washington y sus alrededores y preparar lo que esperan que sea el mayor esfuerzo digital de una campaña presidencial.

Los principales representantes desplegados a un ritmo regular incluirían una lista poblada por una generación más joven de políticos, dicen las personas familiarizadas con el asunto, incluso cuando uno señaló que dada la edad de Biden, eso es hasta cierto punto inevitable.

«Al igual que hicimos en 2020, si se postula en 2024 habrá una gama de sustitutos que muestren la diversidad del partido, en todas las edades, desde Maxwell Frost a Bernie Sanders», dijo un asesor de Biden, en referencia al congresista novato de Florida, de 26 años, y al senador independiente de Vermont.

Según las conversaciones mantenidas por CNN con tres docenas de asesores de la Casa Blanca, funcionarios electos, líderes demócratas y otras personas que empiezan a prepararse para la carrera que se avecina, para muchos de los principales agentes y funcionarios demócratas que miran hacia el futuro, la edad de Biden es el principal problema de su campaña de reelección; en esencia, contra lo que compite, al menos hasta que se defina un candidato republicano.

«Forma parte de quién es él, tanto como su historial de logros legislativos en los dos últimos años, como su empatía y su conexión con la gente», dijo un alto asesor de Biden.

El asesor pasó a detallar una teoría del caso que el equipo de Biden cree que superará cualquier preocupación, por persistente que parezca en las encuestas públicas.

«Al final del día, la gente se preguntará: ‘¿Quién está de mi lado? ¿Quién lucha por mí? ¿Quién está haciendo las cosas y marcando una diferencia material en mi vida?».

Así se lo explicó Mitch Landrieu, coordinador de infraestructuras de la Casa Blanca, a los ansiosos alcaldes demócratas con los que se reunió en enero en un hotel situado a pocas manzanas de la Casa Blanca.

«La gente quiere centrarse en una cifra: la edad del presidente, 80 años», dijo, y dejó que las palabras resonaran un momento.

Los alcaldes miraron a su alrededor incómodos, según dos personas presentes en la sala. Ellos mismos habían estado pensando en la edad de Biden, oyendo constantemente dudas de que pudiera o quisiera presentarse a las elecciones. Se sobresaltaron al oírselo decir en voz alta a un funcionario de la Casa Blanca.

«Pero», dijo Landrieu, mientras empezaba a repasar las estadísticas en torno a la vacunación contra el covid-19, la creación de empleos, las tasas de desempleo, «hay cifras mucho más importantes ahí fuera».

Aún así, los votantes mencionan constantemente la edad de Biden en los grupos de discusión. Muchos se inclinan por suponer que es ineficaz o que está siendo manipulado: «‘muerte cerebral’, ‘papilla’… ‘demencia’ es un término que aparece todo el tiempo», dijo una persona que observó múltiples sesiones de grupos de discusión durante las campañas del año pasado.

Más de una docena de agentes y funcionarios demócratas dijeron a CNN que les preocupa que Donald Trump, un septuagenario que se enfrenta a peticiones de un nuevo liderazgo por parte de políticos más jóvenes de su partido, u otro republicano mucho más joven que pueda resultar nominado, pueda aparentar más energía simplemente manteniendo un ritmo de dos o tres actos al día. Varias figuras prominentes del Partido Demócrata cuestionan en privado la capacidad del presidente para mantener una agenda de viajes tan activa.

Un puñado de demócratas ambiciosos ya han preparado en voz baja planes de contingencia rudimentarios en caso de que Biden cambie de opinión y decida no presentarse a la reelección, según dijeron a CNN personas familiarizadas con los esfuerzos. Esos planes abarcan todo, desde pensar en los principales donantes hasta considerar el posible personal básico de la campaña, en caso de que Biden reconsidere su capacidad para servir otros cuatro años o tenga un problema de salud inesperado, desencadenando unas primarias de corta duración.

Y mientras los asesores de alto nivel de la Casa Blanca rechazan cualquier sugerencia de que la edad del presidente sea una desventaja, otros en el edificio se preocupan en voz baja de que esto pueda estar infravalorando activamente las preocupaciones que están escuchando de sus propios amigos y familiares.

Otros operativos demócratas que se preparan para una campaña se preocupan por dejar que las sospechas causen resentimientos, comparándolas con las conspiraciones sobre condiciones ocultas que siguieron a Hillary Clinton a lo largo de 2016.

«Van a estar hablando de ello», dijo un importante demócrata que trabaja en la planificación anticipada de la campaña de reelección. «Así que tenemos que hablar de ello».

Los adversarios del presidente están hablando de ello. La cobertura mediática de derechas de los documentos clasificados encontrados en el antiguo despacho y garaje de Biden lo hizo parecer o bien senil, para explicar por qué no recordaba lo que había pasado con los documentos, o bien el centro de una teoría de la conspiración sobre una controversia fabricada por los demócratas para facilitarle la jubilación.

El senador por Texas, Ted Cruz, dijo a CNN con tono apesadumbrado en una entrevista el mes pasado: «Está claramente disminuido, muy por debajo del umbral necesario para ser un presidente funcional y eficaz». La respuesta republicana de la gobernadora de Arkansas, Sarah Huckabee Sanders, al discurso de Biden sobre el estado de la Unión utilizó la frase: «Con 80 años, es el presidente más viejo de la historia de Estados Unidos».

«Lo atacaron por su edad antes de que les ganara en 2020. Lo atacaron por la edad mientras construía el mejor récord legislativo de la historia moderna», dijo Bates. «Hicieron lo mismo antes de que les ganara en 2022. No estoy seguro de lo que creen que están consiguiendo. La tendencia no es buena para ellos. ¿Quizá se les olvidó?».

No son solo ellos. Votantes jóvenes y viejos dicen a menudo que no pueden creer de verdad que vaya a presentarse a la reelección. Burlarse de él como un anciano o un dormido se ha convertido en un chiste fácil para los comediantes de los programas nocturnos. Muchos demócratas prominentes comparten en privado alguna versión de pánico de lo que Robert Reich, el exsecretario de Trabajo de 76 años, escribió recientemente: la edad de Biden es «profundamente preocupante, dado lo que sabemos sobre el declive natural del cerebro y el cuerpo humanos».

Los asesores de Biden argumentan que la mayoría de las personas que hacen ese tipo de comentarios son republicanos partidistas, y que esto no es más que otro caso de hiperpolarización de la política. Señalan los exámenes físicos previos de Biden y las evaluaciones de expertos externos que dicen que no tiene ningún problema de competencia física o mental.

Claro, ha habido un notable aumento de su rigidez al caminar desde que está en el cargo, dicen los asesores, tanto es así que el médico de la Casa Blanca, trajo a un equipo para evaluar el andar de Biden durante su último examen físico en 2021. Llegaron a la conclusión de que era el resultado del «desgaste» normal de su columna vertebral.

Reconocen que hay días en los que sus niveles de energía en actos públicos pueden parecer menos vigorosos. Pero son inequívocos sobre su opinión de que Biden no daría luz verde a otra candidatura si no creyera que puede hacerlo, y tampoco la apoyarían.

Y dicen que estas dudas son solo la forma más reciente de subestimar al presidente, señalando que las preocupaciones por la edad también persiguieron su campaña de 2020, a pesar de que algunos de esos mismos asesores confiaron a otros en ese momento que creían que su edad era su mayor lastre cuando era cuatro años más joven.

Cuando se le preguntó cuál sería el argumento para una campaña en 2024, el asesor principal de Biden espetó: «Tengo dos palabras para usted: sabiduría y experiencia».

Esas palabras, y un énfasis general en Biden como encarnación de la rutina y la normalidad tranquilizadoras, aparecen repetidamente entre los asesores que empiezan a mirar hacia el futuro.

También están replanteando en silencio un momento clave al final de la campaña de las primarias de 2020, cuando Biden fue respaldado en marzo de 2020 por Harris, Booker y la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, mucho más jóvenes, y se describió a sí mismo «como un puente» hacia la próxima generación.

En aquel momento, muchos lo interpretaron como un puente de cuatro años, una promesa implícita de un mandato que reconocía su edad. Sus asesores señalan que ya había rechazado la promesa de un solo mandato.

Pero la gente que rodea a Biden sugiere que no se refería solo a sacar a Donald Trump de la Casa Blanca, sino a superar a Trump y al trumpismo. Sus asesores dicen que a eso se reduce la lógica de su candidatura para 2024: argumentar que lo único peor que un presidente de 82 años es un presidente republicano.

Los asesores de Biden también argumentan que la personalidad del presidente como estadista de edad avanzada podría ayudar a los demócratas a retener a los votantes que ven que el partido está cambiando demasiado rápido y virando demasiado a la izquierda.

«La gente tiene la sensación de que vivimos en un mundo turbulento, y para Joe Biden es un punto fuerte poder señalar no solo los años de experiencia en el gobierno hasta este punto, sino más inmediatamente sus dos últimos años en la Casa Blanca, siendo capaz de hacer las cosas, a pesar de las turbulencias», dijo un segundo asesor de Biden. «Y lo que estamos viendo de los republicanos en la Cámara en términos de caos y extremismo es también un contraste increíblemente poderoso, que subraya la idea de que su experiencia — y sí, la edad– es una ventaja».

Debate sobre los efectos de la edad

Aunque hay momentos claros en los que Biden está visiblemente más lento físicamente de lo que estaba, docenas de asesores, funcionarios de la Administración y miembros del Congreso que han pasado tiempo con él han relatado a CNN lo minucioso y exigente que es reunión tras reunión.

Ted Kaufman, uno de los amigos y asesores más cercanos de Biden desde su primera campaña, dijo a CNN a finales del año pasado: «Hay una confianza que viene de saber lo que estás haciendo».

A Biden le gusta hablar y seguir hablando, pero pasó 36 años en el Senado. A veces divaga, pero ya lo hacía mucho antes de que le salieran canas.

A menudo se atasca o pronuncia mal los nombres en su teleprompter, pero eso está mucho más relacionado con una convergencia de querer pronunciar correctamente el nombre y no encontrarse con un bloqueo relacionado con el tartamudeo infantil que superó exitosamente con un trabajo intensivo, pero que todavía aflora en ciertos momentos.

Varios funcionarios demócratas destacados dijeron a CNN que, aun así, les preocupa que ahora cada tropiezo se vea a través del prisma de la edad. Los asesores de Biden son muy conscientes de lo que consideran una percepción –o en algunos casos, en palabras de una persona cercana a Biden, «la caricatura del toro»– que dicen que no corresponde con la realidad que ven.

Dicen que es él quien amplía constantemente su agenda, buscando oportunidades para tomarse fotos con políticos locales y tiempo extra para saludar a la multitud después de sus actos, o haciendo que las reuniones se alarguen acribillando a preguntas a los asesores políticos.

«La energía es mayor ahora que quizá cuando lo conocí, y realmente creo que eso está inspirado por el trabajo», dijo la representante Lisa Blunt Rochester, que como demócrata de Delaware ha conocido y trabajado con Biden gran parte de su vida.

«Que vengan aquí»

Tal vez no haya mejor ventana a la percepción pública frente a la realidad privada que los asesores intentan transmitir que un tramo de 15 horas en Bali, Indonesia, en la reunión del Grupo de los 20 el pasado noviembre.

Casi al final de un agotador viaje de seis días por tres países asiáticos, que también incluyó su primera reunión cara a cara como presidente con el líder de China, Xi Jinping, Biden decidió saltarse la cena de gala y regresó a su hotel. Se rumoreaba que Biden estaba demasiado cansado, incapaz de continuar.

Pocas horas después, estaba sentado frente al asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, y el secretario de Estado, Antony Blinken, tratando de atajar una crisis internacional en espiral.

Biden, vestido con caquis y una camiseta gris de un centro de suministros para tractores y jardinería de Delaware, hablaba por teléfono con el presidente de Polonia sobre el misil que había caído en territorio polaco y matado a dos personas, planteando la posibilidad de que los implacables ataques de Rusia contra Ucrania se hubieran extendido finalmente a un aliado de la OTAN.

Hubo llamadas con el secretario general de la OTAN y una comunicación constante con su cúpula militar. Los asesores hablaron de una llamada de emergencia con los líderes del G7 y de la OTAN. Biden dijo que no era suficiente.

«Estamos todos aquí», dijo Biden a su equipo superior de los líderes dispersos por los hoteles cercanos. «Que vengan aquí».

Una hora más tarde, el propio Biden acompañó a los 10 líderes que acudieron al Grand Hyatt a través de los primeros datos de inteligencia que indicaban que el misil probablemente no era de origen ruso. Los temores a una escalada dramática se disiparon rápidamente. Treinta minutos después, Biden caminaba entre manglares y contaba anécdotas de su época en el Senado al presidente de Francia, Emmanuel Macron, y a otros líderes.

Los asesores dijeron que Biden no faltó a la gala porque estuviera cansado, aunque nunca dieron más explicaciones.

La verdad, dijeron dos personas familiarizadas con el asunto, era que quería algo de tiempo para centrarse en la preparación de la boda de su nieta ese fin de semana en la Casa Blanca, en lugar de tener conversaciones más genéricas con sus homólogos durante otra comida. Sin embargo, estaba preparado para cuando llegara un momento de crisis. Y él dirigió la respuesta.

Un presidente que se toma la edad como algo personal

Los asesores de la Casa Blanca vigilan las menciones a la edad de Biden en los medios de comunicación, con especial atención a las que omiten las edades de políticos de edad similar, como el senador por Vermont Bernie Sanders, un año mayor, y Trump, de 76 años.

Rechazan rápidamente lo que consideran insinuaciones burlonas, como cuando los periodistas preguntan por qué el presidente tiene una agenda pública ligera en los días de regreso de sus viajes al extranjero, aunque esa ha sido la práctica habitual de muchos presidentes recientes, incluido Obama. Insisten en que su agenda de viajes durante las elecciones intermedias demuestra lo fuerte que puede ser su presencia, aunque Biden rara vez apareció en más de unos pocos actos cada semana durante el otoño.

Biden odiaba que se hablara de su edad cuando era joven. Ahora lo odia aún más.

«¿Me gustaría que tuviera 10 años menos? Sí. A él también», dijo un donante de Biden. «Pero para mí no hay nada, más allá de su edad cronológica, que se preste al argumento de que no debería presentarse a la reelección».

Sus asesores se ríen de la frecuencia con que su reacción al ver en las noticias menciones a su edad es entrar o salir trotando en su siguiente acto público. Sus amigos dicen que ha empezado a hacer referencias sarcásticas a su edad, incluso cuando habla con orgullo de todo lo que ha sido capaz de lograr.

O su movimiento de hace tres semanas en la Sala del Comedor de Estado, cuando fingió tambalearse al levantarse tras arrodillarse para tomarse una foto con los Golden State Warriors, campeones de la NBA, y se tomó un momento para burlarse de la sorpresa del público.

«Quería subir y darle un brazo para ayudarle a levantarse, pero no sabía si me metería en problemas por ello, así que me quedé un poco atrás», dijo el alero estrella Draymond Green a CNN. «Verlo en esa condición física a su edad, levantarse y bajar así, fue absolutamente increíble».

«Quiere ser uno de los chicos»

Un número de políticos demócratas más jóvenes y operativos dicen a CNN que están listos para abrazar la idea de Biden como una figura de abuelo, continuando siendo una fuente de consuelo y calma para una nación maltratada, incluso capitalizando un tipo específico de nostalgia por una época anterior a Trump en la política y las noticias.

Por supuesto, eso requeriría que el propio Biden se lo creyera. Ni siquiera sus nietos le llaman abuelo, sino “Pop”.

«No quiere ser abuelo», dijo una persona que lo conoce. «Quiere ser uno de los chicos».

Aftab Pureval, el alcalde de Cincinnati que acaba de cumplir 40 años en septiembre, dijo que una visita del presidente el mes pasado le dejó la impresión de que a Biden le queda más que suficiente en el tanque.

Pureval vio a un hombre que se rió mucho cuando el alcalde utilizó deliberadamente una famosa interjección de Biden –que contiene una palabra de cuatro letras en inglés que empieza por F– para describir lo importante que era el dinero bipartidista destinado a infraestructuras para ayudar a reconstruir el puente local Brent Spence.

Hubo choques de puños con la multitud en el asado de la ciudad a la que fueron después. Y la forma en que el presidente hizo inmediatamente la señal de la fraternidad cuando un joven negro mencionó que era miembro de Phi Beta Sigma.

«Cuando estás con él, nunca pienso en la edad. Lo que tenía en mente era que el presidente había concedido la mayor subvención de la historia de nuestro país a nuestro puente», dijo Pureval.

«Su edad es innegable, pero no puedes rebatir los resultados».

Por Admins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *