Días después de que el huracán Ian azotara Florida, los residentes conmocionados todavía evalúan los daños dejados por la marejada ciclónica récord, los vientos dañinos y las inundaciones catastróficas que dejaron irreconocibles algunas áreas del Estado del Sol.

Ian causó la muerte de al menos a 67 personas en Florida cuando se tragó casas en sus furiosas aguas, arrasó carreteras y derribó líneas eléctricas. Cuatro personas también murieron en incidentes relacionados con el sistema de tormentas en Carolina del Norte, dicen las autoridades.

Casi 900.000 clientes en Florida aún no tenían electricidad la madrugada del domingo, según PowerOutage.us. Más de 30.000 quedaron sin electricidad en Carolina del Norte.

El huracán, que se espera que sea clasificado como el más costoso en la historia de Florida, tocó tierra el miércoles como uno de categoría 4 y se debilitó a un ciclón postropical el sábado, dejando caer lluvias sobre partes de West Virginia y el oeste de Maryland.

Si bien la luz del sol ha regresado a Florida, muchos lidian con las consecuencias aleccionadoras de Ian: una red eléctrica que puede tardar semanas en arreglarse, casas destruidas, puntos de referencia dañados y seres queridos perdidos.

La devastación se extendió desde los pueblos costeros de Florida hasta ciudades del interior como Orlando, pero se sintió más intensamente en las comunidades costeras del suroeste, como Fort Myers y Naples.

Las cuadrillas habían rescatado y evacuado a más de 1.070 personas de áreas inundadas en el suroeste y el centro de Florida y transportado a 78 personas de un centro de cuidado de ancianos inundado hasta el sábado por la mañana, indicó la oficina del gobernador Ron DeSantis en un comunicado de prensa.

La Guardia Costera de EE.UU. también llevó a cabo rescates, navegando a través de condiciones desafiantes posteriores a la tormenta, dijo a CNN el contralmirante Brendan McPherson.

“Volamos y operamos en áreas que son irreconocibles”, dijo. “No hay señales de tráfico. No se ven como solían ser. Los edificios que alguna vez fueron puntos de referencia en la comunidad ya no están allí”.

Muchas de las muertes relacionadas con Ian han sido reportadas en el condado de Lee en el suroeste de Florida, que incluye Fort Myers y Sanibel Island, donde murieron al menos 35 personas.

Los funcionarios locales enfrentan críticas sobre si las evacuaciones obligatorias en el condado de Lee deberían haberse emitido antes. Los funcionarios no ordenaron las evacuaciones hasta menos de 24 horas antes de que la tormenta tocara tierra, y un día después de que varios condados vecinos emitieran sus órdenes.

DeSantis defendió el sábado el momento de las órdenes de evacuación del condado de Lee, al decir que se dieron tan pronto como la trayectoria proyectada del ciclón tropical se desplazó hacia el sur, poniendo el área en la mira de Ian.

El número de víctimas en Florida también incluye 12 muertes en el condado de Charlotte, ocho en el condado de Collier, cinco en el condado de Volusia, tres en el condado de Sarasota y una en los condados de Polk, Lake, Hendry y Manatee, según las autoridades.

El presidente Joe Biden reiteró su apoyo federal para Florida y dijo que el huracán Ian “probablemente se encuentre entre los peores… en la historia del país”.

El presidente y la primera dama Jill Biden viajarán a Puerto Rico el lunes para inspeccionar los daños causados ​​por el huracán Fiona y luego se dirigirán a Florida el miércoles, según un comunicado de la Casa Blanca.

Los miembros de mediccorps.org ayudan a evacuar a Tom Acerbo después del huracán Ian en Pine Island, Florida, el sábado.

Los esfuerzos de rescate continúan días después de la llegada de Ian

Después de que el huracán Ian terminó su devastador avance sobre Florida, los residentes salieron a inspeccionar las casas dañadas, recoger los escombros y maniobrar en las carreteras inundadas.

La Guardia Nacional de Florida trabaja en misiones de búsqueda y rescate con las autoridades locales en todo el suroeste y el centro de Florida el sábado, sacando a los residentes angustiados de las áreas inundadas y llevando a algunos a un lugar seguro en helicóptero, según el gobernador.

Las personas en las islas de Sanibel y Captiva se vieron aisladas del continente después de que el ciclón destruyera partes de una calzada, dejando a los barcos y helicópteros como únicas opciones de salida.

Grupos de voluntarios civiles trabajan para ayudar a los residentes a salir de Sanibel, donde las imágenes aéreas han mostrado que muchas cabañas que bordeaban las costas de la isla fueron arrasadas.

Andy Boyle, residente de Sanibel Island, estaba en la isla cuando azotó el huracán. Dijo que perdió su casa y dos autos, pero se siente afortunado de estar vivo.

“Muchas personas tienen casas muy costosas y bien construidas en Sanibel y sintieron que con sus casas multimillonarias construidas como fortalezas, estarían bien”, dijo Boyle.

Boyle enfrenteba el ciclón en su casa cuando el techo del comedor se derrumbó. “Ahí fue cuando empezamos a preocuparnos”, comentó.

Describió hacer señas a un avión de la Guardia Nacional al día siguiente frente a su casa y ver las escenas de devastación alrededor de la isla.

“Cuando vas al extremo este de la isla, hay mucha destrucción. Las casas que rodean el faro desaparecieron. Cuando vas al extremo oeste de la isla, los viejos restaurantes de allí ya no están. La calle que va a Captiva ahora es una playa”, dijo Boyle.

La Guardia Costera de EE.UU. planea evacuar a las personas de Pine Island en el condado de Lee durante el domingo, según la Oficina del Sheriff del condado de Lee.

Los residentes también fueron evacuados del área de Hidden River en el condado de Sarasota después de que un dique comprometido amenazara con inundar las casas, indicó la oficina del sheriff el sábado.

Un hombre dentro de su casa rodante destruida después del huracán Ian en Matlacha, Florida, el sábado. (Crédito: Ricardo Arduengo/AFP/Getty Images)

El daño de Ian ha sido extenso y es posible que no haya electricidad durante semanas

Lo que complica aún más la recuperación es la falta de electricidad y la comunicación irregular en las áreas afectadas.

Podría tomar hasta una semana a partir del domingo antes de que se restablezca la energía en los condados dañados por la tormenta, dijo Eric Silagy, presidente y director ejecutivo de Florida Power & Light Company. Y es posible que algunos clientes no vuelvan a conectarse a la red durante «semanas o meses» porque algunos edificios con daños estructurales necesitarán inspecciones de seguridad.

Según PowerOutage.us, alrededor del 65% de todos los cortes de energía en Florida debido al ciclón se había restablecido desde la madrugada del domingo.

Florida también trabaja con Elon Musk y el satélite Starlink para ayudar a restaurar la comunicación en el estado, según DeSantis. “Están posicionando esos satélites Starlink para brindar una buena cobertura en el suroeste de Florida y otras áreas afectadas”, dijo DeSantis.

Los servicios de emergencia en el condado de Lee estarán entre los que recibirán dispositivos Starlink.

El concejal de Fort Myers, Liston Bochette, le dijo a CNN que la ciudad se vio muy afectada, con “problemas importantes” en los sistemas de agua, energía y alcantarillado de la ciudad.

En el condado de Charlotte, los residentes “enfrentan una tragedia” sin hogar, electricidad o suministro de agua, dijo Claudette Smith, funcionario de información pública de la oficina del sheriff.

“Necesitamos todo, para decirlo simple y llanamente. Necesitamos todo. Necesitamos todas las manos a la obra”, dijo Smith a CNN el viernes. “Las personas que han acudido en nuestra ayuda han sido de gran ayuda, pero necesitamos todo”.

El huracán Ian puede haber causado hasta US$ 47.00 millones en pérdidas aseguradas en Florida, según una estimación de la firma de análisis de propiedades CoreLogic, lo que podría convertirla en la tormenta más costosa en la historia del estado.

El impacto de Ian en Carolina del Norte y Carolina del Sur

Después de azotar Florida, Ian tocó tierra por segunda vez en Estados Unidos, cerca de Georgetown, Carolina del Sur, el viernes por la tarde como huracán de categoría 1, y comenzó a azotar las costas de Georgia y las Carolinas con feroces vientos y lluvias.

En Carolina del Norte, las cuatro muertes relacionadas con la tormenta incluyen a un hombre que se ahogó cuando su camión se hundió en un pantano inundado; dos personas que murieron en choques separados; y un hombre que murió por envenenamiento con monóxido de carbono después de hacer funcionar un generador en un garaje cerrado, según la oficina del gobernador Roy Cooper.

No se han reportado muertes en Carolina del Sur, dijo el sábado el gobernador Henry McMaster.

Trabajadores y propietarios de un gran barco camaronero preparan su embarcación para remolcarla de nuevo al agua el sábado después de que el huracán Ian la arrasara en Myrtle Beach, Carolina del Sur. (Crédito: Jonathan Drake/Reuters)

El ciclón inundó casas y dejó vehículos sumergidos a lo largo de la costa de Carolina del Sur. Dos muelles, uno en Pawleys Island y otro en North Myrtle Beach, colapsaron parcialmente cuando los fuertes vientos empujaron el agua aún más alto.

Edgar Stephens, que administra el muelle Cherry Grove en North Myrtle Beach, Carolina del Sur, se quedó a metros de distancia cuando una sección de 30 metros (100 pies) del centro del muelle se estrelló contra el océano.

Stephens señaló que el muelle de Cherry Grove es un elemento básico tanto para los miembros de la comunidad como para los turistas.

“Somos un destino, no solo un muelle de pesca”, dijo Stephens.

Por Admins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *