Los asesinatos de mujeres en verano pueden aumentar debido a que “es habitual que las víctimas tengan que pasar más tiempo con sus agresores”, explica a Newtral.es la socióloga e investigadora Carmen Vives-Cases. En las dos primeras semanas de julio cuatro mujeres han sido asesinadas, ninguna de ellas había denunciado previamente. Son ya 28 feminicidios íntimos, es decir, en el ámbito de la pareja, en lo que va de año.

Un informe realizado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII, 2021) mostraba evidencia sobre la mayor prevalencia de asesinatos de mujeres en verano. La investigación, que analizaba los feminicidios íntimos entre 2003 y 2017, descartaba la existencia del efecto contagio, pero la distribución mensual de los crímenes machistas mostraba que julio y agosto son el primer y tercer mes que más asesinatos acumulan: 86 y 81 víctimas, respectivamente. El segundo sería enero con 83 víctimas en total. En el extremo opuesto, abril es el mes con menos asesinatos machistas (64).

En 2019, un equipo multidisciplinar perteneciente al Ministerio del Interior publicó en Plos One otro estudio analizando feminicidios íntimos entre 2007 y 2017, que también mostraba un mayor número de asesinatos machistas en julio.

Las víctimas de julio: ninguna había denunciado y todas tenían hijos menores

Hasta la fecha de publicación de este reportaje, cuatro mujeres han sido asesinadas en julio. Ninguna de ellas había denunciado, tal y como informaba la Delegación del Gobierno, y todas ellas tenían hijos menores de edad. Como consecuencia de estos crímenes machistas, siete niños y niñas han quedado huérfanos de madre.

 

En lo que va de año han sido asesinadas 28 mujeres. A 10 de julio de 2022 habían sido asesinadas 25 mujeres. Y se contabilizan ya 33 menores que han quedado huérfanos a causa de estos asesinatos. Solo seis de estas mujeres asesinadas habían interpuesto denuncias, un 21,4% de las víctimas mortales, tal y como especifica el informe del Ministerio de Igualdad, que se actualiza con la confirmación de cada caso. Y en tres de los casos había medidas adoptadas (como órdenes de alejamiento) en vigor.

En el 42,9% de los casos, el agresor era expareja de la víctima o estaban en fase de ruptura o separación. Algo que “se considera un factor de riesgo”, como apunta la investigadora Vives-Cases.

Mujeres asesinadas en verano: ¿cuáles son los factores de riesgo?

Teniendo en cuenta que hay evidencia de que los asesinatos de mujeres en verano aumentan, ¿cuáles son los factores de riesgo?

“Es un problema de salud pública y, como tal, hay que entender su complejidad, pero es cierto que el verano puede ser un momento crítico, dado que las víctimas pasan más tiempo con sus agresores por el periodo vacacional”, explica la investigadora Carmen Vives-Cases. La especialista en violencia de género y salud pública asegura que “la convivencia con la pareja puede ser un detonante o todo lo contrario”: “Cuando aumenta el control sobre las mujeres debido a un mayor tiempo de convivencia, como ocurrió en pandemia, las agresiones son menos extremas”. Esto no implica que la violencia desaparezca, como incide Vives-Cases, sino que “puede tener efecto en que no se produzca de forma más extrema, es decir, con un asesinato, aunque sí de forma sostenida”.

Así, a la hora de hablar de asesinatos de mujeres en verano o en otras épocas como en diciembre y enero, en navidades, esta socióloga señala que hay otros factores de riesgo a tener en cuenta: “El divorcio y la ruptura, el desempleo masculino, la mayor convivencia, claro, que también puede ser detonante, pero también algún desacuerdo en cómo se reparten las vacaciones del hijo menor en común…”.

Este paper publicado en 2018 analiza la distribución temporal de las llamadas al 016 y a la Policía. Las investigadoras observaron que había un incremento significativo de las denuncias por violencia de género a la Policía durante los fines de semana. En cuanto a las llamadas al 016, estas aumentaban los lunes y martes y disminuían los fines de semana.

La interpretación que le dan es que “ante una situación de emergencia que puede darse precisamente en fin de semana porque se produce más convivencia, se acude a denunciar, o denuncia algún vecino”, como apunta Vives-Cases. Una situación de violencia ante la cual la mujer pide salida demandando protección a través de las fuerzas de seguridad. “Mientras que el uso del 016, que en cierto modo funciona como teléfono de información, aumenta una vez ha pasado el fin de semana, cuando la mujer puede tener más espacio o más intimidad para llamar”, añade la socióloga.

Belén Sanz Barbero, epidemióloga del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), elaboró, junto a su equipo, un estudio que relaciona el aumento de los feminicidios con las olas de calor. Las autoras analizaron los asesinatos machistas cometidos entre los meses de mayo y septiembre desde 2008 hasta 2016 en la Comunidad de Madrid. Concluyeron que “tres días después de que se produzca una ola de calor en Madrid, el riesgo de feminicidio aumenta un 40%”.

Sanz Barbero explica a Newtral.es que este factor no es causal, pero es útil para poner en marcha determinados protocolos: “Si el aumento de temperatura puede ser un estresor que incida en el aumento de violencia, y las olas de calor se pueden predecir, esta podría ser una variable importante a la hora de implementar ciertos recursos. También se podría incluir esta variable en los protocolos de valoración policial de riesgo”.

Carmen Vives-Cases recuerda que “hablamos de factores de riesgo, no de causas”: “Esta forma extrema de violencia de género, que es el feminicidio íntimo, se produce porque existe una desigualdad de género, que es una cuestión estructural”. Esta investigadora recuerda que “se está debilitando la atención primaria, que es una de las principales vías para la detección y prevención de casos de violencia de género”.

¿Qué recursos disponibles hay?

Ante la evidencia de que los asesinatos de mujeres aumentan en verano y tras confirmarse cuatro feminicidios íntimos en los diez primeros días de julio, el Ministerio de Igualdad ha enviado una carta “a las Unidades de Coordinación y de Violencia sobre la Mujer, al Consejo General de Colegios Farmacéuticos, a locales de ocio y a diversas empresas y entidades para reforzar la protección de las víctimas de violencia machista”.

Fuentes de Igualdad señalan “la relevancia del papel de las farmacias en la posible detección de la violencia de género”. Y el comunicado incide en la relevancia de que existan Puntos Violeta en locales de ocio y establecimientos.

Por otro lado, Igualdad ha recordado la existencia de una guía de recursos que puede ser útil tanto para las víctimas de violencia de género como para el entorno. Por ejemplo, en este mapa se pueden localizar los recursos de apoyo y prevención (ONG, juzgados especializados, asociaciones feministas…) más cercanos.

También está disponible el teléfono 016, que no deja rastro y que funciona todos los días 24 horas en 53 idiomas. Este recurso también está disponible en WhatsApp (600 000 016) y por correo electrónico ([email protected]). También es posible contactar con Emergencias (112), con la Policía (091) o con la Guardia Civil (062). Además, en el móvil, para cualquier tipo de violencia machista, se puede contactar con las fuerzas de seguridad a través de la app Alertcops.

Por Admins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *