Sky Cave Retreats, enclavado en la naturaleza salvaje de Cascade-Siskiyou, en el sur de Oregon, ofrece retiros en la oscuridad. (Crédito: Sky Cave Retreats)Sky Cave Retreats, enclavado en la naturaleza salvaje de Cascade-Siskiyou, en el sur de Oregon, ofrece retiros en la oscuridad. (Crédito: Sky Cave Retreats)

Durante cuatro días esta semana, el hogar de Aaron Rodgers, quarterback de los Green Bay Packers, fue una habitación a oscuras. No había teléfonos, ni televisión, ni luces ni distracciones. Únicamente Rodgers, a solas con sus pensamientos, en una cabaña construida específicamente para el aislamiento prolongado en la oscuridad.

 

Cuando el cuatro veces MVP de la NFL anunció a principios de este mes sus planes de contemplar su futuro en la NFL aislado en un «retiro en la oscuridad», muchos se quedaron sin entenderlo.

«Es simplemente sentarse en aislamiento, meditar, ocuparse de tus pensamientos», dijo Rodgers a principios de este mes. «Rara vez apagamos el teléfono o bajamos las persianas para dormir en la oscuridad. Me hace mucha ilusión».

Rodgers no es ajeno a las terapias alternativas. Atribuye a psicodélicos como la psilocibina y la ayahuasca el haberle ayudado a aliviar su miedo a la muerte y a profundizar en un sentimiento de amor propio. La estrella del fútbol americano dijo que había hecho «muchos retiros de meditación y yoga» en el pasado y defendió su decisión de probar la terapia de oscuridad como una de varias prácticas «que han estimulado mi mente y me han ayudado a tener un mejor espacio mental y una mayor paz en mi vida».

Pero ¿qué ocurre exactamente en un retiro en la oscuridad? ¿Es solo otra moda de la nueva era o tal vez algo que podría beneficiarnos al resto de nosotros?

¿Qué ocurre en la oscuridad?

Un retiro de oscuridad es exactamente lo que sugiere: una estancia prolongada en un espacio completamente desprovisto de luz. Uno de los centros que ofrecen esta práctica es Sky Cave Retreats, enclavado en la naturaleza salvaje de Cascade-Siskiyou, en el sur de Oregon, cerca de Klamath Falls.

Las cabañas están construidas específicamente para el aislamiento prolongado en la oscuridad. (Créditos: Sky Cave Retreats)

Las cabañas están construidas específicamente para el aislamiento prolongado en la oscuridad. (Crédito: Sky Cave Retreats)

«Las razones para hacer esto van desde las personas que quieren conocerse más a sí mismas, a las que quieren descansar, restablecerse y relajarse, a las que quieren explorar la consciencia y profundizar en su práctica de la meditación», dijo Scott Berman, propietario de Sky Cave Retreats junto con su esposa Jill, añadiendo que la oscuridad ayuda a iluminar lo que realmente importa al despojar el bombardeo constante de entrada sensorial y estimulación que muchas personas experimentan en sus agitadas vidas modernas.

«Cuando una persona entra en la oscuridad, todas esas cosas que eran importantes para ella, como el dinero, la fama, el poder, el estatus, ser digno, se vuelven insignificantes y carecen de sentido en la oscuridad», afirma Berman. «En la oscuridad, todo lo que tienes es el momento presente que revela lo que es verdaderamente significativo, ya sea el amor, el perdón, la paz, y comienza a transformarte cuando tocas auténticamente lo que es más importante para ti».

En la actualidad, el centro cuenta con tres cabañas independientes construidas específicamente para el aislamiento prolongado en la oscuridad: cuevas cubiertas de tierra que, por fuera, recuerdan en cierto modo a una casa de Hobbit. Cada espacio contiene una cama, un retrete, un lavabo y una bañera, así como una mesa baja para comer y una zona alfombrada para practicar yoga y meditación. Los participantes pueden salir en cualquier momento -las puertas nunca se cierran con llave- y hay un interruptor de la luz para emergencias que está protegido por una guarda a prueba de niños para que no se encienda por accidente.

El costo incluye tres comidas al día, que Berman reparte personalmente todas a la vez por la noche (a través de una caja de comida de doble cara a prueba de luz) para minimizar las molestias. Es entonces cuando los participantes tienen la oportunidad de mantener una conversación, que puede durar 10 segundos o 30 minutos, según Berman, dependiendo de las necesidades de la persona.

Los participantes suelen pasar de tres a cuatro días en la oscuridad, a un costo de US$ 250 la noche, y se les anima a tomarse un día más antes y después para integrar la experiencia.

Cada espacio contiene una cama, un retrete, un lavabo y una bañera, así como una mesa baja para comer y una zona alfombrada para practicar yoga y meditación. (Crédito: Sky Cave Retiros)

Cada espacio contiene una cama, un retrete, un lavabo y una bañera, así como una mesa baja para comer y una zona alfombrada para practicar yoga y meditación. (Crédito: Sky Cave Retiros)

Burak Dalcik, un vendedor de 27 años de Arlington, Virginia, dijo que los cuatro días que pasó en la oscuridad en Sky Caves Retreats en enero le dieron claridad sobre sus prioridades. Descubrió que ya no etiquetaba las experiencias como positivas o negativas, sino que las dejaba ir y venir, lo que le produjo menos estrés y ansiedad en el trabajo y en su vida personal. También dijo que empezó a llamar con más frecuencia a su madre, que vive en Turquía.

«Elimina toda la carga innecesaria y te permite centrarte en algunas de las cosas más importantes y comprender realmente quién eres», afirma Dalcik. «No tiene nada de la Nueva Era: se reduce a si puedes sentarte contigo mismo y contigo misma. Y si no puedes, probablemente deberías sentir curiosidad por saber por qué».

Berman advierte que el retiro no es para todo el mundo, ni debe verse como una solución rápida a los problemas.

«No es una experiencia mágica, alucinante y asombrosa: puede ser extremadamente difícil e incómoda», afirma Berman. «Pero en la oscuridad, la incomodidad es la puerta a la transformación. Hay una aceptación y un amor profundo que la gente empieza a experimentar cuando deja de resistirse a esa parte de sí misma».

¿Una herramienta terapéutica o ciencia basura?

Por ahora, las investigaciones sobre el impacto de los retiros en la oscuridad en el cerebro y el cuerpo humano son limitadas. Algunos centros afirman que la experiencia puede ayudar a curar traumas o activar la glándula pineal; otra afirmación es que la terapia de oscuridad aumenta la producción de melatonina en el cerebro.

«Eso es totalmente falso», afirma el Dr. David Blask, director del Laboratorio de Oncología Crono-Neuroendocrina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tulane. «Puede que las personas obtengan algunos beneficios psicológicos de un retiro en la oscuridad que consideren importantes para ellas, pero desde luego no desde un punto de vista estrictamente neuroendocrino endocrino o fisiológico bioquímico».

El Dr. Marek Malůš, un psicólogo de la Universidad de Ostrava en la República Checa que ha estudiado las terapias de oscuridad desde 2010, ve la técnica como una herramienta terapéutica prometedora.

«Tus pensamientos, recuerdos, emociones, mundo interior y procesos mentales se vuelven mucho más equilibrados e integrados», afirma Malůš.

Aunque Malůš y sus colegas trabajan para conseguir financiación para otros estudios, la investigación preliminar demostró que cuatro días en una cámara oscura eran suficientes para aumentar la atención plena y la autoestima, reducir los síntomas de depresión y ansiedad, y mejorar las funciones del sistema nervioso parasimpático, lo que ayuda a controlar el estrés y a reducir los síntomas de agotamiento. Los sujetos afirmaron sentir los beneficios tres semanas después de la experiencia.

Berman afirma que espera que se lleven a cabo más investigaciones científicas sobre los beneficios de los retiros en la oscuridad, pero advierte contra quienes pretendan utilizar el retiro para obtener algún tipo de subidón natural.

«Si alguien viene aquí porque quiere tener una supuesta experiencia DMT, ha venido al lugar equivocado», dijo. «Pero hay muchos beneficios en no buscar fuera de nosotros mismos la confirmación de nuestra valía y utilizar la oscuridad para iluminar nuestra verdadera naturaleza».

Para quienes no puedan dedicar tiempo o dinero a un retiro de oscuridad, pero quieran probar algunos de sus beneficios, Berman sugiere empezar poco a poco en casa.

«Se trata de acostumbrarse a ralentizar el ritmo de forma auténtica, dejar el teléfono a un lado, apagar las luces, cerrar las persianas y simplemente descansar», afirma. «No para llegar a alguna parte, no para curarse, sino simplemente para sentir curiosidad por lo que realmente ocurre dentro de uno mismo».

Por Admins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *