El presidente Joe Biden dijo este jueves que Estados Unidos no tiene indicios de que los tres objetos aéreos derribados en América del Norte la semana pasada estén vinculados al programa de globos espías de China. En ese sentido, añadió que probablemente sean de entidades privadas.

«Todavía no sabemos exactamente qué eran estos tres objetos, pero nada en este momento sugiere que estuvieran relacionados con el programa de globos espías de China o que fueran vehículos de vigilancia de cualquier otro país», dijo Biden desde la Casa Blanca. “La evaluación actual de la comunidad de inteligencia es que estos tres objetos probablemente eran globos vinculados a empresas privadas, instituciones recreativas o de investigación que estudiaban el clima o realizaban otras investigaciones científicas”.

Estos fueron los primeros comentarios formales que hace Biden acerca de los objetos derribados el fin de semana pasado sobre Canadá y Estados Unidos.

Biden enfatizó en que no hay evidencia que apunte a “un aumento repentino en la cantidad de objetos en el cielo”. Y aunque los tres objetos más recientes parecen haber sido benignos, advirtió: “Si algún objeto representa una amenaza para la seguridad del pueblo estadounidense, lo derribaré”.

El presidente agregó que le ordenó a su equipo que diseñe “reglas más estrictas sobre cómo trataremos con estos objetos no identificados en el futuro, distinguiendo entre aquellos que probablemente representen riesgos de seguridad y requieran acción, y aquellos que no”. Esos parámetros clasificados se compartirán con el Congreso cuando estén terminados.

El presidente también dijo que le pidió al asesor de seguridad nacional Jake Sullivan que dirija un “esfuerzo de todo el gobierno” sobre cómo abordar futuros incidentes con objetos similares a gran altitud.

Mira lo que se sabe sobre los objetos voladores no identificados en EE.UU.

Específicamente, el gobierno establecerá un inventario mejorado de objetos aéreos no tripulados sobre el espacio aéreo estadounidense, implementará medidas adicionales para detectar los objetos, actualizará las reglas y regulaciones para actuar frente a este tipo de objetos sobre los cielos de EE.UU. y establecerá normas globales comunes para encuentros similares.

El presidente dijo que espera hablar con el presidente de China, Xi Jinping, sobre el asunto, además de mantener informados a los aliados y al Congreso.

“Y espero que lleguemos al fondo de esto, pero no me disculpo por derribar ese globo”, agregó.

Los funcionarios federales han dicho que un primer globo de vigilancia chino, derribado frente a la costa de Carolina del Sur a principios de este mes. era capaz de realizar operaciones de recopilación de inteligencia de señales y tenía una carga útil del tamaño de tres autobuses. En comparación, se cree que los objetos posteriores, que no se han atribuido a un país o entidad específicos, son mucho más pequeños.

Estados Unidos ahora también confía cada vez más en que los tres objetos que se derribaron entre el viernes y el domingo eran globos «benignos».

globo china objetos no identificado

El presunto globo espía de China vuela en el cielo sobre Billings, Montana, el 1 de febrero, en esta imagen obtenida de las redes sociales. (Crédito: Chase Doak/Reuters)

Funcionarios del Pentágono, el Departamento de Estado y la comunidad de inteligencia han informado a los legisladores en el Capitolio sobre el primer globo espía inicial en los últimos días.

Los republicanos en el Congreso han criticado a Biden por no autorizar que los militares derribaran el primer globo lo suficientemente rápido, lo que permitió que navegara hacia el este durante varios días. También lo han llamado para que hable sobre el asunto.

Sin embargo, funcionarios de la administración argumentaron que Estados Unidos no tomó acciones más rápidas para derribar el globo en parte por temor a que pudiera provocar una escalada de las tensiones militares con China. También les dijeron a los legisladores que el globo no se derribó cuando ingresó al espacio aéreo de Alaska porque las aguas allí son frías y profundas, por lo que es menos probable que se hubiera podido recuperar el globo.

Además, los funcionarios tenían reservas con que el presidente hablara públicamente sobre los objetos hasta que se reuniera más información sobre los tres objetos no identificados que se derribaron el fin de semana pasado.

Biden justificó este jueves la decisión de esperar para tomar medidas sobre el globo chino, al decir que dio luz verde para que el Ejército estadounidense lo derribara “tan pronto como fue seguro hacerlo”.

“Los militares aconsejaron no derribarlo sobre tierra debido a su gran tamaño. Era del tamaño de varios autobuses escolares y representaba un riesgo para las personas en el suelo si era derribado donde vivía la gente”, dijo. “En cambio, lo rastreamos de cerca, analizamos sus capacidades y aprendimos más sobre cómo funciona. Debido a que conocíamos su ruta, pudimos proteger los sitios sensibles contra la recolección. Esperamos hasta que estuvo a salvo sobre el agua, lo que no solo protegería a los civiles, sino que también nos permitiría recuperar componentes sustanciales para realizar más análisis”.

Derribar el globo, agregó Biden, envió “un mensaje claro de que la violación de nuestra soberanía era inaceptable. Actuaremos para proteger a nuestro país y lo hicimos”.

Por Admins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *