El Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde (CISD, por sus siglas en inglés) dijo el viernes que había suspendido su fuerza policial escolar, menos de cinco meses después del ataque que dejó 19 niños y dos maestros muertos.

“El Distrito ha tomado la decisión de suspender todas las actividades del Departamento de Policía de Uvalde CISD por un período de tiempo. Los agentes actualmente empleados desempeñarán otras funciones en el distrito”, dijo el distrito en un comunicado.

Además, el teniente Miguel Hernández y Ken Mueller fueron puestos en licencia administrativa, y Mueller eligió retirarse, según el comunicado.

“El Distrito ha solicitado al Departamento de Seguridad Pública de Texas que proporcione soldados adicionales para el campus y las actividades extracurriculares”, dijo el distrito. “Confiamos en que la seguridad del personal y de los estudiantes no se verá comprometida durante esta transición”.

El distrito citó «desarrollos recientes» no especificados que «descubrieron preocupaciones adicionales con las operaciones del departamento».

Las decisiones se producen a raíz de un informe de CNN esta semana que identificó a la agente escolar recién contratada de Uvalde, Crimson Elizondo, como una de las policías estatales bajo investigación por sus acciones durante la respuesta a la masacre de la escuela primaria Robb en mayo.

El distrito escolar emitió un comunicado el jueves, siguiendo el reportaje de CNN, anunciando el despido de Elizondo.

Crimson Elizondo el día de la masacre en Uvalde, registrada en cámaras corporales de los policías.

A raíz del informe de CNN, el superintendente del distrito escolar le dijo al personal su intención de jubilarse.

Se espera que la junta escolar de Uvalde discuta el retiro del superintendente Hall Harrell el lunes.

El superintendente Hal Harrell le dijo al personal del distrito que la reunión de la junta escolar del lunes incluirá una sesión cerrada para “discutir las opciones de jubilación y la transición del superintendente”, según un correo electrónico obtenido por CNN.

Respuesta policial al ataque ha sido descrita como un “fracaso abyecto”

Elizondo fue una de los primeros de 91 agentes del Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS, por sus siglas en inglés) en llegar a la escuela ese día. Ella fue una de los 376 agentes del orden público que respondieron cuando el atacante estuvo durante 77 minutos, con víctimas muertas, agonizantes y traumatizadas, antes de que lo detuvieran. La respuesta al ataque ha sido denunciada como un “fracaso abyecto” y la culpa se ha extendido ampliamente.

El jefe de policía de la escuela fue despedido y ahora siete agentes del DPS están siendo investigados. CNN informó en exclusiva que Elizondo es una de las agentes bajo investigación. Una fuente cercana a la investigación también lo confirmó a CNN.

Hasta ahora, la única persona que se sabe que perdió su trabajo por la respuesta al tiroteo ha sido el jefe de policía escolar Pedro “Pete” Arredondo, quien fue despedido por la junta escolar en agosto. Arredondo se convirtió en la figura mediática de la respuesta fallida, aunque ha dicho que no se consideraba el comandante del incidente y ha pedido que lo reintegren.

Fuentes familiarizadas con la investigación confirmaron a CNN que Elizondo es una de los siete agentes cuya conducta está siendo investigada por el DPS, pero ni sus nombres ni su conducta durante la respuesta se han hecho públicos.

Elizondo no estaba debidamente equipada y dijo a los investigadores que no se sentía cómoda entrando a la escuela sin su equipo, según fuentes familiarizadas con la investigación.

Ya no trabaja para DPS. Durante el verano, Elizondo fue contratada como agente del Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde, donde su función consistía en proteger a algunos de los mismos niños que sobrevivieron al tiroteo en la Escuela Primaria Robb.

Elizondo se negó a hablar con CNN en persona, por teléfono o por mensaje directo.

Las imágenes de las cámaras corporales de la policía y las de otros agentes vistas por CNN muestran a Elizondo llegando a las afueras de la escuela como uno de los primeros agentes en responder. Ella sale de su vehículo oficial pero no toma ningún chaleco antibalas táctico ni su rifle largo, como los agentes están entrenados para hacer. Elizondo caminó dentro del edificio brevemente, pero la mayor parte del tiempo se quedó afuera.

El distrito escolar ha dicho que quería reclutar a 10 agentes más después del ataque. No anunció específicamente la contratación de Elizondo durante el verano, aunque los nombres y fotos de ella y otros cuatro policías, un teniente y un guardia de seguridad están en su sitio web, bajo el lema “KEEP U.C.I.S.D. SAFE»

El superintendente Harrell dijo en una reunión pública especial en agosto que al menos 33 agentes del DPS también se desplegarían en las ocho escuelas del distrito.

Después de las preocupaciones de los residentes de que los agentes que no lograron detener el asesinato se encargarían de la seguridad de la escuela, el padre Brett Cross le dijo a CNN que le habían asegurado que los agentes del DPS desplegados no habían estado en la respuesta de las autoridades al tiroteo.

“Nuestros hijos nos han sido arrebatados. No dejaremos de luchar hasta que tengamos respuestas y nos aseguremos de que la seguridad de los niños en nuestra comunidad sea la principal prioridad”, dijo un comunicado de los representantes de las familias de los estudiantes del distrito.

El DPS de Texas lanzó el mes pasado una revisión interna de sus funcionarios que respondieron al tiroteo en la escuela.

Por Admins

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *